Como la crisis del Covid-19 afecta la industria turística

Drag to rearrange sections
Rich Text Content

A diferencia de muchas de las grandes tragedias de la historia, la pandemia del coronavirus nunca nos sorprendió con un evento catastrófico. En cambio, el problema mortal se abrió paso silenciosamente por todo el mundo, devastando a millones a medida que se convirtió en una crisis de salud mundial desde que apareció por primera vez en noviembre.

Nuestras realidades cambiaron lentamente al principio, y antes de que nos diéramos cuenta, el coronavirus se apoderó por completo.

 

A medida que cerramos fronteras, cancelamos eventos y nos pusimos en cuarentena en casa a gran escala, la industria de viajes, así como la mayoría de los otros sectores, comenzaron a desplomarse. El esfuerzo colectivo por salvar vidas significó una catástrofe económica para una industria que se beneficia de que las personas abandonen sus casas.

 

La herida causada por la pandemia en la industria de viajes es profunda y aún no ha dejado de sangrar con todos al pendiente de las noticias para viajeros diariamente.

 

En una llamada con analistas el 20 de mayo, el director ejecutivo de Royal Caribbean Cruises, Richard Fain, recordó cómo los viajes cambiaron drásticamente después de los ataques terroristas del 11 de septiembre y cómo la “nueva normalidad” finalmente se volvió normal. Espera ver un fenómeno similar en el mundo posterior al coronavirus.



"Los viajes y el turismo crecerán", dijo. "No volviendo a lo que era, sino adaptándonos a un mundo donde todas las actividades, todo lo que hacemos en el mundo habrá cambiado".

 

A pesar de que el covid-19 sigue cobrando vidas, las ubicaciones en todo el mundo están comenzando a abrirse nuevamente. Cada vez más viajeros se suben a los aviones. Las aerolíneas están restableciendo rutas . Los países y estados han comenzado a recibir visitantes, a pesar de los riesgos restantes.

 

Por ahora, viajar puede parecer diferente de varias maneras. Las personas pueden esperar explorar un mundo de máscaras faciales, distanciamiento físico, negocios cerrados y cuarentenas de dos semanas.

 

Pero, ¿qué cambios pueden esperar los viajeros tanto a corto como a largo plazo? Hablamos con expertos para obtener sus mejores predicciones sobre un futuro incierto.

 

Durante las próximas semanas las revistas, magazines y webs de viajes publicarán una serie apreciaciones y artículos, con voces influyentes en los viajes, sobre dónde creen que irá la industria desde aquí. Manténganse al tanto si tiene interés y espíritu viajero. De momento, estas son algunas de las ‘predicciones’.

 

Atracciones

Espere menos multitudes y experiencias en los ‘imanes turísticos’.

 

Los parques temáticos, los museos y los lugares emblemáticos son conocidos por atraer a una multitud. Pero a medida que abren y miran hacia el futuro, se espera que esas multitudes sean mucho más pequeñas y estén más controladas.

 

Al revelar planes para dar la bienvenida a los visitantes este mes y el próximo, los operadores de algunos de los parques temáticos más grandes del mundo pintaron una imagen de cómo esperan que se vea una "normal" de la era del coronavirus dentro de sus puertas. La escena: controles de temperatura obligatorios; visitantes y tripulación con máscaras; atracciones, filas y asientos espaciados para permitir el distanciamiento social; y personajes que interactúan desde lejos, si es que lo hacen.

 

"Al prepararnos para reabrir durante este tiempo inusual, tenemos que administrar nuestros parques temáticos de una manera muy diferente a lo que hemos conocido antes", dijo Walt Disney Co. en un comunicado anunciando planes para una reapertura gradual de sus parques de Florida a partir del 11 de julio.

 

En su complejo comercial de Disney Springs en el centro de Florida, que comenzó a reabrir en mayo, los Stormtroopers de Star Wars vigilan desde un balcón y advierten a los visitantes sobre el uso de máscaras y la distancia.

 

SeaWorld Orlando dijo que modificaría algunas interacciones con animales, una de las ofertas distintivas del parque. Universal Orlando Resort anunció que se trasladará a líneas virtuales para algunas atracciones. Disney está acabando con los espectáculos de fuegos artificiales y los desfiles por ahora. Y Six Flags dijo que todos los parques se trasladarían a un sistema de reservaciones en línea para administrar cuántas personas podrían asistir y asignarles horarios de llegada escalonados.

 

Los museos también están tratando de imaginar un futuro en el que los visitantes se sientan seguros. Los museos Smithsonian y el Zoológico Nacional en Washington, que atrajeron más de 22 millones de visitas el año pasado, no han anunciado fechas de reapertura, pero los planes prevén que solo unos pocos abran al principio.

 

La capacidad será limitada y puede haber más personal disponible para mantener a las personas a una distancia adecuada entre sí. También se esperan mascarillas faciales para todos y limpieza durante todo el día.

 

En París, el Louvre, que durante mucho tiempo ha luchado contra el hacinamiento, requerirá que todos los visitantes reserven un horario una vez que el museo abra el 6 de julio.

 

Bruce Poon Tip, fundador de la compañía de viajes G Adventures, dijo que espera que más imanes turísticos del mundo imiten al Louvre y Disney. Para su empresa, que normalmente lleva a 250.000 viajeros en giras en más de 100 países cada año, eso requerirá mucha más planificación previa y descubrir los nuevos procedimientos en varios sitios.

 

“Algunos de los destinos más icónicos, atracciones icónicas que la gente quiere ver, podrían estar programados, a corto plazo, de todos modos”, dijo Poon Tip a los portales de noticias de actualidad turística. "Así que tenemos que poder navegar por eso".

 

Las aerolíneas deberán equilibrar la seguridad y las ganancias

A diferencia de muchas compañías de viajes, las aerolíneas han continuado operando durante la pandemia, aunque en números drásticamente reducidos. Es probable que las prácticas que han adoptado durante los últimos meses den forma al futuro de la aviación, aunque algunas son soluciones a corto plazo.

 

Bloquear algunos asientos en los aviones o limitar la cantidad de boletos vendidos, por ejemplo, es poco probable que sea el status quo a medida que más personas comienzan a volar. Tales medidas ni siquiera están garantizadas hoy en día en todos los ámbitos.

 

"Definitivamente vas a tener que sentarte junto a un extraño otra vez, me temo, en un avión", dijo el director ejecutivo de JetBlue, Robin Hayes, durante una discusión en Washington Post Live el mes pasado. “Debido a la economía de nuestra industria, la mayoría de las aerolíneas tienen un factor de carga de equilibrio del 75 al 80 por ciento, por lo que es evidente que limitar los vuelos entre el 55 y el 60 por ciento, que es lo que estamos haciendo ahora mismo hasta el 6 de julio, es no sostenible ".

 

‘Los pasajeros están distanciados en este vuelo de Vancouver a Calgary, pero es poco probable que eso dure a medida que más personas comiencen a volar nuevamente.’ afirmó Jonathan Hayward en The Canadian Press. Dijo que cree que las aerolíneas deberán facilitar en el futuro a los viajeros el cambio de vuelos, una decisión que, antes de la pandemia, conllevaba fuertes tarifas en la mayoría de las aerolíneas. “Porque no creo que nunca va a ser realmente aceptable que alguien que no se sienta bien sienta que lo están obligando a volar”, dijo.

 

Las aerolíneas ya exigen que los pasajeros y empleados usen máscaras, lo que reduce el servicio de alimentos y bebidas durante los vuelos y aumenta la frecuencia con la que limpian. Algunos han comenzado a pedir a los viajeros que completen cuestionarios de salud y controlen la temperatura de los pasajeros, pero hay un impulso más amplio para que las autoridades federales se hagan cargo de esos controles.

 

La Organización de Aviación Civil Internacional, una agencia de la ONU, publicó recientemente una guía que incluye muchos de los cambios que ya están en marcha. Pero también dice que las aerolíneas deberían restringir el acceso a los baños y alentar a los pasajeros a que solo lleven equipaje que quepa debajo de sus asientos.

 

Los aeropuertos también están haciendo cambios y la pandemia podría forzar una revisión de la forma en que los pasajeros se mueven a través de las instalaciones, dijo Ty Osbaugh, líder de aviación de la firma de arquitectura Gensler.




rich_text    
Drag to rearrange sections
Rich Text Content
rich_text    

Page Comments